martes, 20 de marzo de 2012

No leer a Vallejo y a Ribeyro: ¿Quién es el imbécil de Diego de la Torre?


Ahora hay que prohibir a Vallejo y a Ribeyro en los colegios porque han perturbado el inconsciente colectivo de los peruanos con su tristeza y su fracaso. Tamaña estupidez en letras de molde, que salió publicada en el Keikomercio, solo puede provenir de una mente débil o de una masiva intoxicación de neoliberalismo, que casi es lo mismo. Despreciar la cultura nacional para vender chucherías, porque presuntamente ambos autores desalientan el éxito y la labor emprendedora, es solo digno de un retrasado mental. Poner la cultura a la misma altura de un choripán o de la marca Perú, sólo puede caber en la cabeza de un ignorante sin ninguna sensibilidad.

Según el comentarista de marras somos tristes y fracasados, por Vallejo y por Ribeyro. Por nacer un día que dios estaba enfermo, o por la tentación del naufragio que albergaba en el alma el sutil Ribeyro. Qué bestia el tal Diego de la Torre. Si ha leído a nuestros escritores lo ha hecho con la agudeza de un analfabeto funcional, o en su defecto su comprensión lectora no pasó de Condorito y de un manual de dirigente de ventas.

No, señor de la Torre. Para que usted venda cualquier cosa no nos vamos a desprender de los libros de Vallejo y de Ribeyro. No le haremos su Farenheit particular. Para que usted trafique con algunos productos perecibles no vamos a poner en la hoguera los libros de ambos escritores, quizás lo más grandes del siglo XX. Nos importa un comino su mentalidad de publicista de poca monta, o de business administration de pacotilla. Váyase a escribir bobadas de mercachifle a sueldo a otra parte. Algún paraíso fiscal le vendría mejor. Gente como usted no solo denigra a su profesión, sino muestra en todo su esplendor a la derecha bruta y achorada. Felizmente, mientras su nombre se perderá en las grietas del olvido. Vallejo y Rubeyro seguirán ardiendo en nuestra imaginación.

¿Quien es Diego de la Torre?

Es co-fundador de La Viga, el más grande distribuidor de materiales de construcción del mercado Peruano. El señor tiene ladrillos en la mollera. Es Presidente del Directorio de Quikrete Peru S.A; , un joint-venture con una compañía americana, que hace mezclas secas de concreto en el mercado peruano. En su cabeza no hay neuronas sino hormigón. Se desempeña también, como Presidente Pacto Mundial de Naciones Unidas en el Perú. Es director del patronato del Museo de Arte de Lima.

Es Miembro del Comité Ejecutivo de la Escuela de Post-Grado de la Universidad del Pacífico. Una vergüenza Recientemente ha publicado el libro franelero y por encargo: “Buenaventura, la primera empresa peruana con full listing en el Bolsa de Nueva York” así como numerosos artículos en el tristemente célebre diario El Comercio de Lima. Zapatero a sus zapatos.

No leer a Vallejo y a Ribeyro: ¿Quién es el imbécil de Diego de la Torre?


Ahora hay que prohibir a Vallejo y a Ribeyro en los colegios porque han perturbado el inconsciente colectivo de los peruanos con su tristeza y su fracaso. Tamaña estupidez en letras de molde, que salió publicada en el Keikomercio, solo puede provenir de una mente débil o de una masiva intoxicación de neoliberalismo, que casi es lo mismo. Despreciar la cultura nacional para vender chucherías, porque presuntamente ambos autores desalientan el éxito y la labor emprendedora, es solo digno de un retrasado mental. Poner la cultura a la misma altura de un choripán o de la marca Perú, sólo puede caber en la cabeza de un ignorante sin ninguna sensibilidad.

Según el comentarista de marras somos tristes y fracasados, por Vallejo y por Ribeyro. Por nacer un día que dios estaba enfermo, o por la tentación del naufragio que albergaba en el alma el sutil Ribeyro. Qué bestia el tal Diego de la Torre. Si ha leído a nuestros escritores lo ha hecho con la agudeza de un analfabeto funcional, o en su defecto su comprensión lectora no pasó de Condorito y de un manual de dirigente de ventas.

No, señor de la Torre. Para que usted venda cualquier cosa no nos vamos a desprender de los libros de Vallejo y de Ribeyro. No le haremos su Farenheit particular. Para que usted trafique con algunos productos perecibles no vamos a poner en la hoguera los libros de ambos escritores, quizás lo más grandes del siglo XX. Nos importa un comino su mentalidad de publicista de poca monta, o de business administration de pacotilla. Váyase a escribir bobadas de mercachifle a sueldo a otra parte. Algún paraíso fiscal le vendría mejor. Gente como usted no solo denigra a su profesión, sino muestra en todo su esplendor a la derecha bruta y achorada. Felizmente, mientras su nombre se perderá en las grietas del olvido. Vallejo y Rubeyro seguirán ardiendo en nuestra imaginación.

Prontuario de un oligofrénico.

Diego de la Torre es co-fundador de La Viga, el más grande distribuidor de materiales de construcción del mercado Peruano. El señor tiene ladrillos en la mollera. Es Presidente del Directorio de Quikrete Peru S.A; , un joint-venture con una compañía americana, que hace mezclas secas de concreto en el mercado peruano. En su cabeza no hay neuronas sino hormigón. Se desempeña también, como Presidente Pacto Mundial de Naciones Unidas en el Perú. Es director del patronato del Museo de Arte de Lima.

Es Miembro del Comité Ejecutivo de la Escuela de Post-Grado de la Universidad del Pacífico. Una vergüenza Recientemente ha publicado el libro franelero y por encargo: “Buenaventura, la primera empresa peruana con full listing en el Bolsa de Nueva York” así como numerosos artículos en el tristemente célebre diario El Comercio de Lima. Zapatero a sus zapatos.

viernes, 13 de enero de 2012

Defendamos Barranco de la alcaldesa mataficus


Av Pedro de Osma / acrílico sobre trupán / 100 cm x 45 cm /

Barranco tiene una triste historia. Las administraciones municipales con pocas excepciones han sumido nuestro distrito en la corrupción y la barbarie. Recordamos al tristemente célebre Del Pomar vendiendo el mercado a un testaferro, al obtuso Mezarina lotizando el acantilado. Pero lo que no esperábamos era ver a la actual alcaldesa del PPC masacrando los centenarios ficus de la avenida Pedro de Osma, justo en verano cuando los árboles verdean y se robustecen. Y encima cuando mas transitada es esa calle y cuando mas nos protegen sus sombras del sol.

No sé si la alcaldesa Jessica Vargas sabe que los árboles en Lima se podan en agosto. Hacerlo en la canícula es alterar gravemente el reloj biológico que se guía por las estaciones y condenarlos a que detengan su crecimiento casi un año. ¿Ha oído usted esta señora de la función clorofílica que se incrementa en el verano? Seguro que no. Además la alcaldesa nos anuncia que los árboles enfermos por hongos serán derribados. Es decir la alameda se echará a perder pues es imposible que un ficus joven se eleve bajo la copa de los árboles antiguos.

Me niego a confiar en los técnicos municipales. Han hecho tanto desastre que no pecaré de inocente esta vez. Debemos exigir que se convoque a una junta de botánicos para que determinen la salud de cada árbol. No me trago el argumento de que se trata de una poda de formación, eufemismo que usa la autoridad municipal para justificar el asesinato y la amputación. Lo que esas plantas necesitan es un control fitosanitario permanente, no cercenarlos con motosierra. ¿Acaso no pueden esperar al mes de agosto para una poda bien realizada?

¿Por qué tanto odio y desprecio por el árbol de parte de ciertos limeños? ¿Por qué esa crueldad con un ser vivo y bello? Solo veo dos razones, ignorancia e incultura. Cierta gente manifiesta una agresividad extraña con las plantas porque supuestamente no les brindan ningún beneficio material, como flores o frutos. Los consideran prescindibles pues las hojas ensucian las veredas. La belleza es sustituible por los arreglos de plástico. La imitación reemplaza a lo natural. El cemento es preferible a la vegetación. Es mas limpio, no trae tierra. Se trata de la misma gente que encementa sus patios y plazas y sensibilidades, y que odia la poesía. Son los que asesinan árboles y pajaritos para que no les caguen sus vehículos.

¿Qué oscura pulsión lleva a la gente a matar a los árboles? Creo que el falso culto de la modernidad conduce a estos atentados de lesa ecología. Pero en el caso de los árboles a la huachafería se suma una suerte de instinto autodestructivo. La incultura los hace preferir la muerte al oxígeno…



La esquina de Pedro de Osma y 28 de julio / acrílico sobre nórdex / 4o cm x 30 cm

domingo, 11 de diciembre de 2011

Carta a Humala: Queremos la cabeza de Adrián Villafuerte


Voté por ti durante las últimas dos elecciones. Frente a la derecha neoliberal, los intereses mineros y la corrupción de Keiko la única alternativa decente eras tú. El polo popular se había aglomerado alrededor de tu figura y parecían abrirse nuevos horizontes para un país con inclusión, manida y estúpida palabra a partir de hoy. Estuve atento a tu juramentación y me pareció interesante aquel primer gabinete de Lerner. Un equipo de concertación tenía que buscar una nueva forma de gobernar con ponderación y negociando un proyecto político y económico diferente.

La primera piedra fue Chehade. El abogado de Humala y segundo vicepresidente de la republica fue descubierto en negras conversaciones con los mandos policiales para favorecer al grupo Wong. Mal síntoma. El primer mandatario no sabia escoger a su gente de confianza. Enseguida Tapia fue defenestrado por orden directa de Palacio de Gobierno. Humala echaba al tacho sus antiguas alianzas con la izquierda crítica que pedía el estricto cumplimiento de la hoja de ruta y una nueva manera de enfrentar las protestas sociales embalsadas

Luego el inexperto presidente dijo sí a la Conga, sin abrirse a la negociación. Turbios intereses mineros, agazapados en algunos ministerios (y a través de sombrías figuras del gobierno: Adrián Villafuerte, Favre, Oscar Valdez Dancuart) tomaron el gobierno por asalto y secuestraron el frágil carácter del presidente. Aquel Sí a la Conga fue el Rubicón que el torpe Humala atravesó sin darse cuenta, desoyendo la voz de Nadine. El siguiente paso de la derecha fue pedir represión. Salomón Lerner decidió negociar, pero la intemperancia de Patria Roja y las presiones de los asesores en las sombras de Humala decidieron declarar el estado de emergencia, militarizar el conflicto en Cajamarca y mostrar los dientes de la represión en Cañete. A mi me tinca que los servicios de inteligencia estuvieron allí de azuzadores.

Adrián Villafuerte es ahora el nuevo Montesinos. Este portapliegos de Saucedo, y fujimorista encubierto controla en la práctica los resortes del poder ante un presidente pusilánime y sin reflejos. Villafuerte ha dinamitado la política de alianzas que llevó al poder a Ollanta y lo ha aislado de sus bases. Ante ello solo le quedará huir hacia delante y entregarse a las fuerzas que lo denigraron y que fueron las grandes derrotadas de las elecciones de junio. Algo parecido le pasó a Lucio Gutiérrez en el 2006 en Ecuador y terminó derrocado pocos meses después.

Las cartas estan echadas. Hasta Alejandro Toledo ha tenido que ponerse a buen recaudo y retirarse del gobierno y hoy Humala tiene problemas para recomponer el gabinete. La gente decente no acepta carteras pues el gobierno de Humala huele a traición a los principios originales. Algo parecido hizo Fujimori y todo terminó con el autogolpe. No dejemos que esto vuelva a suceder. Salgamos a las calles, a los medios y a las redes. Queremos la cabeza de Adrián Villafuerte.

lunes, 22 de agosto de 2011

No quiero que la Católica sea del OPUS DEI

No a la censura de las conciencias

Soy de la Católica. Estudié en sus aulas respirando un espíritu libre y bebiendo de muchos pensamientos. La universidad mojigata y elitista de los 50 de la Plaza Francia ya había muerto. La abstrusa influencia de ese ultramontano llamado José de la Riva Agüero había cedido el paso a una concepción democrática y moderna. Quizá fue la apertura jesuítica de Mac Gregor a los nuevos tiempos, o también la nueva extracción social de sus alumnos lo que permitió el cambio. Llevábamos un curso de teología sí, pero de la mano de un hombre tan inteligente y sutil como Gustavo Gutiérrez. A veces nos tocaba un horroroso curso de historia con Tín Tín de la Puente, Pacheco Vélez, o Periquito Rodríguez, que solo sabían de hagiografías virreinales, pero la libertad de cátedra así lo exigía. En todo caso era posible recurrir a Heraclio Bonilla y su nueva visión de la Independencia, como compensación. En economía podía haber algunos discípulos de Von Hayek o Milton Friedman, pero también era factible conversar con Javier Iguiñiz sobre la tendencia decreciente de la tasa de ganancia en el capitalismo. En Antropología pasaba lo mismo. Cabía la posibilidad de estar en desacuerdo con Fernando Fuenzalida, pero no dudábamos de su sapiencia y erudición.

En Letras la figura patriarcal de Luis Jaime Cisneros cubría de un manto de tolerancia la formación de los alumnos. En derecho, además de los antiguos democristianos, uno encontraba a los flamantes Wisconsin Boys que habían renovado el discurso jurídico, quizás poniendo los primeros ladrillos de la ideología caviar. La excepción tal vez fuera Sicología. De la mano de Roberto Criado fue expulsada toda una generación profesoral que tentaba el discurso freudiano. No sin rudeza tomaron la posta conductistas y domesticadores de ratones.

Es cierto que otro era el cantar en las facultades de Ciencias exactas, pero eso sucede en todas partes. Los cerebros milimetrados de ingenieros y matemáticos son inevitables por lo que un poquito de filosofía y literatura no les hubiera hecho daño.

La universidad a la que yo pertenecí en el fundo Pando era francamente universal. Se estudiaba de todo, se conocían todas las corrientes y todas las escuelas. Se polemizaba, se conversaba abiertamente, no había fanatismo religioso ni punición a las ideas. No había index, ni inquisiciones, ni levas ideológicas. Ni siquiera había misas. El Capu, hoy en manos del Opus Dei, servía como un centro de reflexión y recogimiento intelectual de la mano de Pipo Crespo y el cura Franco, quienes habían recogido el legado de otro gran tipo, el cura Gerardo Alarco, salvador de almas atormentadas y guía vocacional de varias generaciones.

Esa fue la Católica que yo conocí, y también la de mis hijas. Esa es la universidad que yo defiendo frente a los fundamentalismos de toda laya, pero sobre todo frente al Opus Dei y al indecente cardenal Cipriani. Por ella lucharé siempre, por aquel campus libertario y esa alma formativa. Quizá era una isla dentro de un país descarriado, pero los reductos del saber son así. Por ello participaré en esta cruzada por salvar a la Católica del despotismo confesional del Vaticano, de la roída moral y la codicia de los seguidores de Escribá de Balaguer, del abyecto cristianismo de los ricos y sus billeteras. No quiero que mi alma Mater se convierta en un anexo de la Universidad de Piura, ni deseo que sea sucursal de la de Navarra. No quiero subvenciones de Dionisio Romero, ni un sillabus monocorde, ni el verbo torvo del cardenal, ni flagelar a la verdad para favorecer a una secta. Las universidades no son papales, sino fruto de la libertad y como tal pertenecen a su comunidad, a sus profesores y sus alumnos, a sus asambleas y la sociedad civil. Así lo son desde el medievo. El conocimiento no debe conocer de amarres ni de lastres. Si para eso hay que cambiarle el nombre, en buena hora, Si la libertad exige la independencia como negarnos a borrar lo de pontificia.


miércoles, 1 de junio de 2011

APOCALIPSIS KEIKO


Votar por Keiko es una trágica involución. Es votar por el pasado más negro de la República. Es premiar el robo y el asesinato como armas del poder. Es devolvernos al cinismo y la mentira. Es encontrarnos de nuevo a Montesinos suelto en plaza. Es regresar a los escuadrones de la muerte y a Martin Rivas escapando por una ventana del congreso para no ser investigado. Votar por Keiko es volver a ver un presidente paseando entre cadáveres de terroristas ajusticiados ilegalmente. Es retornar al baile del Chino trasladando la carceleta de la DIROES al salón dorado del palacio de gobierno. Elegir a Keiko es profundizar el desprecio eterno a las madres esterilizadas por su condición de pobres. Es ver más campos degradados por las mineras, más sueldos carcomidos por los services. Es el gas a 40 soles en Cusco y el consorcio Camisea robándose la riqueza de todos los peruanos.


Cerremos de una vez ese ciclo maldito de insurgencia delirante y de sucio autoritarismo. Nos merecemos los peruanos una democracia verdadera. Escuchemos la voz de los intelectuales: Vargas Llosa, Julio Cotler, Cueto, Oswaldo Reinoso, y prácticamente todos los escritores y artistas han alertado contra la vuelta del fujimorismo. Lo que está en juego en nuestro país es la ética como principio rector de la vida social. No dejemos que un partido de delincuentes, comenzando por su jefe, tome de nuevo por asalto el estado para mancillar la democracia. Pudieron hacerlo con relativo bajo costo en 1992 porque estábamos hartos de las bombas y la hiperinflación. Pero ahora el fujimorismo tiene medio país en contra. Tal polarización es peligrosísima de ganar Keiko. Es prácticamente la partida de nacimiento de una guerra civil futura. La decencia no se amilanará frente a la impudicia política. No llevemos el país al borde del abismo. El fujimorismo no sabe de consensos, quiere todo el poder para sí y valiéndose de todas las armas, incluso las vedadas.


Ya conocemos a Martha Chávez, la boca de medio lado del japonés embaucador, la doble faz del Opus Dei y de Rafael Rey, quien solo ayer solo dijo que las esterilizaciones no fueron forzadas sino sin consentimiento. La palabra como trampa y la trampa como norma de conducta. No, no regresemos a la caverna. Votemos por Ollanta. La neutralidad solo favorece a las fuerzas más oscuras. Necesitamos un gobierno amplio, que vaya desde Mario Vargas Llosa, y Toledo, hasta Mario Huamán y los movimientos regionales. Un gobierno de concertación, que no vea el estado como botín, ni la democracia como coartada.


No dejemos que la ultraderecha más ladrona de la historia peruana nos gobierne, pues agudizara las contradicciones de tal manera que nacerá otro Sendero, que hará lo propio. Este péndulo espantoso debe ser erradicado este domingo. Los extremos son perniciosos. Conducen siempre a la muerte, a la destrucción del enemigo y de todo el escenario. Solo Ollanta, que ha dejado su programa radical para encabezar un bloque histórico más amplio, puede conducirnos a una verdadera democracia y modernidad.

No elijamos a Keiko. Pasemos la página. Ni Sendero, ni Fujimori. Algo distinto. Sí al cambio concertado.

miércoles, 13 de abril de 2011

"Todo iba regio hasta que ganó Ollanta"


Todo iba regio hasta hace quince días, me dijo una señora que vive en Eisha. Y no le faltaba razón. La derecha soberbiamente dividida en cuadro candidaturas compartía los primeros lugares de todas las encuestas para tranquilidad de los veraneantes de aquella emblemática playa. La ideología del gordo del hortelano parecía haber prendido a lo largo y ancho de la sociedad. Hemos crecido harto en este quinquenio, tanto que el antisistema ya no es un peligro, decía el supremo Alan. Monitorearé las elecciones para cautelar el modelo económico y toda la estructura del poder, añadía. Todo iba regio, repito. El “electarado”, el adjetivo es de Aldo Mariátegui, parecía obnubilado por las escaleritas de Castañeda, el cuy de PPK, la identificación racial con el cholo de Harvard y se admiraba de la simpatía aprendida de Keiko Sofía de Villanella.

Pero algo pasó a fines de febrero. Quizá los candidatos saturaron con su monocorde optimismo al electorado. Tal vez los electores habían estado engatusando a las encuestadores y ocultando su voto. Un tercio del país sabía que no estábamos en el país de la maravillas, pero se lo calló hasta el último momento. Crecemos al 8 por ciento hace una década, repetía el obeso presidente que se jactaba de ser el gran elector. Tenemos reservas internacionales por casi 45 mil millones de dólares. Al Perú nadie lo para. Nos falta una pizca para entrar ilusamente en el primer mundo. Más TLCs, más libre mercado, más de lo mismo. Más privatizaciones, menos impuestos, menos vacaciones. Quizá el problema fue la cercanía de Alan a las cuatro candidaturas pro-sistémicas. Desprestigió aún más las grasientas y gastadas ideas liberales de los ricos. El sistema era una bosta.

Fue entonces que Humala se metió por los palos. Interpretó el resentimiento hacia el modelo económico, y le dio sentido político. Expresó la voz de los olvidados por el discurso oficial, la del joven explotado por los services, la del el campesino invadido por las mineras, o el silencio del anciano desamparado. Ollanta muy bien asesorado por los comunicadores brasileños logró captar el estado de ánimo de la gente a quien no le chorreaba la riqueza sino que continuaba deslizándose por la pendiente de la miseria. ¿Se puede vivir con 600 soles? La madre que llega al hospital de pobres a ver morir a su hijo enfermo, el alumno sin techo y sin desayuno, el campesino de altura que vive de sus estériles tierras de secano, el joven sin chamba encontraron en el discurso de Ollanta el camino para expresar su desazón y su rabia. En un mes Gana Perú pasó del 8 al 30 por ciento. El aluvión siguió creciendo. Pero la derecha no aprende. No quiere ni mirar el nuevo mapa electoral, ahora que está coloreado de clamor y de demanda.

Quizá el problema de los cuatro candidatos prosistémicos fuera no mirar alrededor y seguir el libreto de Alan. Qué miopía, qué anteojeras. Recuerdo a PPK sorprendido de que no hubiera agua en un pueblo “encima” de Villa El Salvador. Diviso a Castañeda mientras se embarcaba en una magnifica campaña municipal con su mirada inteligente, y su carisma como anzuelo. Y a Toledo cometiendo gruesos errores al correrse a la derecha y abrirse muchos frentes con su proverbial y ladina capacidad para dinamitarse a sí mismo. Mientras tanto Keiko hizo gala de todo su falso candor y su clientelaje, para blindar aquel 20 por ciento de voto cautivo fujimorista. No ganó un solo adepto más.

Humala ya estaba primero y no hizo olas. Para qué las iba a hacer si ya comandaba el pelotón. A pasar piola nomás... Además ya había mandado callar a Chávez. El cuco del gorila caribeño ya no debe asustar a nadie pues el eje bolivariano está agonizando. Fidel Castro es un esperpento y el régimen se cae de vetusto porque envejece como sus líderes. Daniel Ortega en Nicaragua es un impresentable. Correa está magullado desde el fallido golpe que le dieron y Evo sufre los reveses del desgaste.

LO QUE SE VIENE

Hay que tener cuidado en esta segunda vuelta que se avecina. El APRA hará todo lo posible por ungir a Keiko y la derecha económica no tendrá empacho en liberar a Fujimori con tal de asegurar sus sobre-ganancias. El vil dinero que le dicen. Lo peor de la ideología pepekakista sale a flote después del naufragio neoliberal. Hordas de seudopitucos comienzan a denigrar a los “indios ignorantes” que votaron por Humala. El argumento racista es lo único que les queda para desacreditar al humalismo. Los grandes medios como perros de presa del capital, con Rosa María Palacios a la cabeza, azuzarán el peligro de cambiar la constitución del 93, ese engendro fujimorista del que se valen los ricos para perpetuar su dominación y su espuria riqueza.

La derecha económica, antes dividida, esta vez se juntará tras Keiko. Ya Aldo Mariátegui lo consigna en sus nauseabundos editoriales. Las sucias billeteras de grandes mineras y la CONFIEP intentarán comprar conciencias débiles e interminables tandas comerciales. La democracia solo existe si los ricos ganan. Y éstos no tienen el menor empacho en votar por la hez de la sociedad y los más torvos intereses políticos cuando de proteger su patrimonio se trata. Montesinos debe estar sobándose las manos.

Hay sin embargo gente decente dentro de la derecha comenzando por Vargas Llosa y siguiendo por Toledo. Ambos ya afirmaron que nunca podrán votar por la hija maquillada de la rata, y que el voto viciado solo le conviene al dictador encarcelado por asesino y por ladrón. Lo peor de nuestra sociedad se aglomera hoy en las cloacas de la Diroes. El hedor es insoportable: Martha Chavez, Rey Rey, la Hildebrandt y tantos otros. Carlos Raffo acaba de renunciar porque entre las ratas se pelean. Los flamantes PPKausas convertidos en PPKeikos no solo se mancharán las manos de sangre sino las conciencias de caca. Felizmente las reservas morales del Perú son inmensas, como cuando marchamos en los Cuatro Suyos.

jueves, 17 de marzo de 2011

Fukushima mon amour: el colapso del modelo japonés


Tras dos bombas atómicas, Japón renació de las cenizas a partir de un proceso de industrialización masivo. Haciendo alarde de tesón y perseverancia el pueblo japonés salió de la miseria en que lo sumió su militarismo, y de la mano de grandes empresas asociadas al estado construyeron un país aparentemente moderno y próspero. El secreto fue siempre la tecnología de punta, la disciplina laboral y el apego a la norma. Sin embargo este modelo tenía una pata coja. Japón carecía de energía para mover sus usinas y sus enormes conglomerados urbanos. Se decidió entonces por las fuentes nucleares, sí ésas mismas que hicieron desaparecer Nagasaki e Hiroshima.

El uso pacífico de la energía atómica parecía lo indicado a despecho de las voces alarmistas. Era barata y limpia según la propaganda. Casi 80 reactores nucleares fueron instalados a lo largo y ancho del archipiélago nipón.


Todo fue muy bien hasta que a finales de los ochentas Japón comenzó a darse cuenta de los límites de su crecimiento. La sobreproducción apareció en el horizonte y se tuvo que enfriar la economía. La economía se estancó. La sobrepoblación, las dificultades de una agricultura sostenible, la depredación ecológica, y la contracción de los mercados internacionales así como el encarecimiento del petróleo hicieron imposible que la expansión continuara.


Sin duda el modelo de desarrollo que ha regido Japón desde 1946, tras la invasión norteamericana, ha colapsado en esta última semana por la fuerza incontrolable de un sismo de 9 grados Richter, al que se sumó un devastador tsunami que cambió la geografía de todo el noreste japonés. Imponderables, podrá argumentar cualquiera. Lo que es inexplicable es que los seis reactores de Fukushima solo estuvieran calculados para resistir terremotos de grado siete, siendo Japón un país de extrema sismicidad. El tsunami luego de atacar sus instalaciones, cortó el suministro eléctrico e hizo imposible enfriar el uranio radioactivo. Tras el terremoto y la ola gigante el Apocalipsis nuclear ha comenzado. La nube radioactiva se incrementa con el paso de las horas y llega a Tokio, sus calles están vacías y todos preparan la huida, los países occidentales evacuan a sus ciudadanos, las mareas de primavera inundan las zonas bajas del noreste. Los apagones se suceden ya que el suministro eléctrico de todas las plantas nucleares se ha interrumpido. El frío arrecia y nieva sobre las zonas mas castigadas por la naturaleza. El aparato productivo está paralizado hasta nuevo aviso.


Tsunami y terremoto han cobrado 15 mil muertos según las últimas estimaciones, pero la arrogancia de ingenieros, empresarios y gobernantes amenaza la vida y la existencia de todo un país. La mano perversa del hombre ha podido más que todas las placas tectónicas.

viernes, 11 de febrero de 2011

EGIPTO: BALADA TRIUNFAL EN LA PLAZA DE TAHRIR


Hoy viernes 11 de febrero será recordado como el día de la caída de Mubarak. Hasta la noche del 10 de febrero todavía se aferraba al poder, pero ya estaba sin brújula y sin reflejos. Tal era su miopía que no podía leer la realidad y parecía no darse cuenta del fin de su larga dictadura. En un agónico gesto teatral salió a la televisión y dijo que no renunciaría, que solo lo sacarían muerto del poder. Ni 24 horas después la momia política huyó de El Cairo en un helicóptero. Ante el vacío los militares se han hecho del poder, pero será difícil desarticular el movimiento democrático pan árabe que sigue creciendo. La marea revolucionaria continúa. Medio millón de personas celebran en la plaza de Tahrir. El desembalse de acontecimientos recién comienza.

La plaza de la Liberación en El Cairo está abarrotada de jóvenes. Son miles de miles de muchachos egipcios que cargan sobre sus espaldas el peso de la revolución. No son activistas religiosos, ni izquierdistas. No son bases de los hermanos musulmanes, menos aún radicales islámicos, tampoco son hijos del espectral Bin Laden. Son musulmanes y coptos pero el movimiento es fundamentalmente laico. Son jóvenes, lo repito, conectados por las redes sociales y atados a un teléfono móvil. Son pacíficos aunque impacientes. No creen en la violencia como vía política y no se les puede achacar ninguna de las 500 muertes que el gobierno provocó entre los manifestantes. Solo quieren democracia, más igualdad y un poco de justicia. La plaza de Tahrir es la nueva Bastilla.

Están hartos de haber vivido siempre bajo una dictadura y de la masiva corrupción de los jerarcas del régimen, están ávidos de cambiar sus vidas, su país y el Cercano Oriente a través de una democracia moderna, y de paso están cambiando el mundo, como bien apuntó Obama. . .

Hay procesos invisibles en la historia que vienen por donde nadie piensa y aparecen cuando nadie los espera. Egipto y Túnez son ejemplos palmarios. El pretendido choque de civilizaciones que pregonó Samuel Huntington como la contradicción que movería el mundo contemporáneo, es hoy solo una teoría maltrecha y agujereada. La imagen que los neoconservadores nos vendieron resultó ser más una coartada geopolítica que una hipótesis valedera..

De la noche a la mañana todo se ha vuelto viejo. Se caen a pedazos las dictaduras más o menos encubiertas y los regímenes despóticos justificados en el Corán. Todo huele a sucio y podrido incluyendo al marchito y sangriento estado de Israel. El efecto dominó de las revueltas democráticas árabes harán trizas todo el mapa geopolítico construido desde los años 50 del siglo pasado. Y no fue el fanatismo del Islam, o una guerra la que provocó el derrumbe del ancient regime. Fue el dispositivo móvil y el twitter los que transformaron desde adentro esas sociedades arcaicas. La modernización comenzó en las mentes de los cibernautas.

Yo que israelí estaría temblando. La democratización de las sociedades árabes le arranca al estado de Israel su única justificación moral, su presunta modernidad frente a sus anacrónicos vecinos. Vienen tiempos de gran agitación tanto en Egipto como en toda el area que se encuentra entre el Mediterráneo, el Mar Arábigo y el Golfo Pérsico. Occidente tendrá que hilar muy fino con los nuevos movimientos emergentes para construir una plataforma de estabilidad en la zona, El terremoto político recién se inicia. Las placas tectónicas han chocado por donde menos lo imaginábamos. Pobre Huntington.

martes, 1 de febrero de 2011

Coplas a pepekaka


Ese gringo pepekaka
Es lobbista del imperio
Para qué tomarlo en serio
Si está viejo y toma maka

Como gusta de chankaka
Solo el norte es su hemisferio
Pues del alma está tolaka
Si ya está pal cementerio

Que no funka su huaraka
Que Perdone mi dicterio
Que se vende en su butaca
Sin frontera en planisferio

Licitación que entresaca
Que se nombra al ministerio
Y desde alli sí que ataca
si pedro pablo es muy serio

Del lobby su magisterio
La legislación es opaca
De electro norte un amperio
Hace la bolsa y la saca
Del banco yanqui su faca
Del capital su misterio

Tan rodeado de alharaca
Va de camacho a Chupaca
A ver si el pueblo le atraca
Polo, confeti y matraca

¿El estado? Un venusterio
el gran capital ataca
neoliberal, un sumerio
que obtiene su chimichaka
en inmoral toma y daca
mucha panza y mesenterio
dice abogado en su placa
es la plata afrodisiaca
pal que funge de Tiberio

En gira cleptomaniaca
hace boche en la barraca
manda a la mierda al que ataca
al periodista improperio.

Va con Lourdes la bellaca
Con Bedoya en climaterio
Con la Alcorta que es cachaca
Saurios en el dicasterio

Lleva en la lista una alpaca
San Roman que en vituperio
acusa al cholo en resaca
escupe, está que ataca
de coquearse, qué dicterio

Lleva al Acuña en hamaca
como droga en sahumerio
de Tarapoto a Ayabaca
Es lavandero muy serio
Que merece el cautiverio
mil rayas en la casaca

Va el Yehude, qué misterio
Viejo terruko y urraca
Mata en Bagua sin criterio
Por orden de la gran Vaka

Que Naka la pirinaka
No votes por pepekaka
apátrida en refrigerio
espia, agente, porsiaka
un pichón de megaterio
el dólar su monasterio
Un gringo de la gran kaka

¡No votes por pepekaka!

lunes, 6 de diciembre de 2010

WIKILEAKS para niños

.

Mi ahijada Zoe me pide que le aclare cómo es este lío de Wikileaks, que nadie en su se casa se lo puede explicar. Haré el intento. Una página web llamada Wikileaks, Wiki-filtraciones en castellano, ha publicado 250 mil documentos secretos de la cancillería de EEUU. Allí aparecen todos los trapitos sucios de los gringos. El escándalo no se ha hecho esperar. La indignación hoy corre a lo largo y ancho del planeta.


El mundo de hoy no es muy bonito. Mejor dicho es medio desastroso. Una quinta parte de la humanidad se muere de hambre y no tiene qué comer, y casi la mitad vive con las justas. Al mismo tiempo un puñado de hombres y empresas concentran en sus manos una cantidad de riqueza sideral. También hay estados muy poderosos, unos pocos, y otros muchos que son frágiles y pobres. Un país al norte de América llamado Estados Unidos, mismo gigante egoísta, es el que más poder ha acumulado sobre la tierra. Gracias a sus bancos, fabricas, medios de comunicación y ejércitos dispone de una increíble fuerza y moviliza sus fichas por los cinco continentes. Para decirlo con otras palabras, este ogro de nuestro tiempo que algunos llaman Yanquilandia, se siente con derecho de dirigir los destinos del mundo, sin ningún control y sin respetar las reglas de este juego global que se denomina Civilización. Para ello las autoridades de ese país de halcones y estrellas, donde dicen que se inventó la democracia, recurren a la fuerza bruta, la guerra, el chantaje y la presión. La diplomacia que presuntamente es el arte de arreglar las diferencias entre las naciones, conversando y dialogando, ha quedado por los suelos.


Intuíamos que en esta labor de dominar el orbe Estados Unidos no jugaba con armas limpias, pero pensábamos que con sus aliados por lo menos se mantenían las formas. Sabíamos que el loco y satánico de Bush había invadido ilegalmente Irak y Afganistán, pero desconocíamos que con el resto de países con los cuales se vivía aparentemente en paz, se escondían las cartas bajo la mesa y se actuaba con ninguna decencia. Hoy gracias a la Internet y a un señor australiano llamado Julian Assange hemos conocido que la política mundial esta envuelta en el secreto y en la mentira, en el cinismo y la trampa. Que los gringos no tienen ninguna ética. Que a cada rato arrojan al suelo el tablero de juego. Que todo el discurso sobre la libertad y el mundo libre es pura palabrería hueca y barata. Que Estados Unidos, que se autoproclama el gendarme del mundo no respeta ni las más elementales normas de convivencia pacífica y de respeto entre los estados. Que sus diplomáticos y embajadores son unos simples espías al servicio de los poderosos de la tierra. Que ni las Naciones Unidas se salvan de los agentes de Kaos, que tienen su cuartel general en la ciudad de Washington.


Pero los documentos secretos que han salido a la luz por obra de Julián Assange y su página web han demostrado también que todos los políticos extranjeros con los cuales se relacionan los gringos son tan granujas como ellos. Que gobiernan a espaldas de sus pueblos. Que las llamadas democracias son una ficción y una farsa. Gracias a internet y a Julián Assange los ciudadanos comunes y corrientes como nosotros ya estamos enterados de cómo se maneja el mundo. Los poderosos son más feos de lo que pensábamos. El dinero, el poder y los intereses turbios y sucios dirigen el destino de la humanidad. Una pandilla de ejecutivos y políticos que actúan como una secta de delincuentes está llevando a la especie humana por un camino horrible y equivocado. Somos las marionetas de un titiritero feroz y perverso.


¿Qué hizo Julián Assange para desnudar de esta manera tan cruda a los lobos de la tierra? Algo aparentemente sencillo. Fundó una página web llamada Wikileaks para que los cibernautas de todo el mundo colgaran denuncias, filtraciones, documentos comprometedores, papeles celosamente guardados por gobiernos y empresas. Y poco a poco la página se ha ido llenando de miles de informes ocultos y confidenciales, rumas enormes de papeles marcados con el sello de “secreto de estado”, que delatan cómo se gobierna hoy esta bella esfera azul. ¿Puede acaso funcionar la democracia si a los ciudadanos se nos oculta todo? ¿De qué sirve nuestro voto si no hay ninguna transparencia en los gobernantes y éstos obran a escondidas? ¿Para qué somos llamados ciudadanos si no podemos conocer los tejes y manejes de los potentados? ¿Puede acaso existir igualdad y fraternidad entre los hombres si se nos mantiene ignorantes de lo que verdaderamente pasa?


Julián Assange, Wikileaks y los miles de ciber-corderos del espacio le han quitado el disfraz al lobo. Así hemos descubierto que la democracia para los ricos y fuertes es una coartada, que interesadamente confunden diplomacia y espionaje, que no somos ciudadanos sino muñecos descartables, que los países más poderosos de la tierra no dudan en cortar nuestros derechos como personas, cuando se trata de defender sus turbios intereses. Que la guerra es la última arma de los poderosos y que no dudan en asesinar personas para seguir defendiendo sus privilegios. Hoy Julián Assenge teme por su vida. Los lobos lo han amenazado de muerte para que no siga revelando los oscuros designios de la jauría.


Algo ha cambiado después de Wikileaks. Ya no somos esclavos de nuestra ignorancia. Nos hemos escapado del redil en que nos habían acorralado. El control de la información que detentaban los gobernantes y que era el látigo con el que nos mantenían sojuzgados, hoy se ha roto en mil pedazos. La tortilla se ha dado vuelta por obra de Internet. Como la red de redes carece de centro, es muy difícil detener esta tempestad de denuncias. Ya no es posible seguir escondiendo nada. Las fugas de secretos son imposibles de rastrear. Se cierra una web y se abre otra. El mundo se entera en tiempo real de todas las porquerías de los gobiernos y de la glotonería de los lobos carniceros.


Es curioso. La lucha por la libertad y la democracia hoy se da en el ciberespacio. Como en un cómic de superhéroes, el capitán Assange está venciendo a las fuerzas más torvas de ciudad Gótica. Batman a su costado parece un vulgar super-ratón, y Hillary Clinton, la secretaria de estado norteamericana, no es otra cosa que el Guasón con faldas.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Kirchner en su ley


Ha muerto Néstor Kirchner de un ataque fulminante, en su ley. Tras su marcha, la Argentina va a tener que aprender a convivir con su sombra y con su mito. Me atrevo a decir que hoy ha nacido una figura mucho más importante que Perón e incluso más que Santa Evita. Kirchner el hombre de la gran nariz y la mirada bizca, sabía mirar a todas partes y esquivar los golpes con habilidad. Astuto, sagaz y compulsivamente trabajador, extrajo a la Argentina del marasmo en que lo sumieron Menem y de la Rúa, reconstruyó la democracia, generó un proyecto viable y alternativo al neoliberal y sobre todo sacó a las pobres de la decepción y la carencia. Hoy mientras escribo estas líneas seguramente saldrán a despedirlo millones de piqueteros y desheredados, a quienes Kirchner renovó la esperanza y la fuerza. Saldrá también la clase media lúcida y pensadora mientras los que perdieron sus privilegios, digamos los funcionarios de las trasnacionales, el cogollo de la Rural y los políticos de viejo cuño, dormirán acunados por una oscura satisfacción. Hace tiempo que le deseaban la muerte porque Kirchner los humillaba siempre. Incluso hoy las acciones de Wall Street subieron como la espuma. Buen síntoma. Ser hostil al libre mercado es una condecoración

Kirchner demostró que una democracia más justa era posible, que el país con sus riquezas y sus gentes merecía un futuro mejor, y que el ingreso nacional podía ser mejor distribuido. El ex presidente por otro lado saldó la deuda que la Argentina tenía con los derechos humanos, abrogó la impunidad y cerró el círculo maldito de los autoritarismos del siglo XX.

La muerte de Kirchner efectivamente cambia el panorama político argentino. ¿Estará Cristina a la altura de las circunstancias? Lo dudo. Ella no tiene ni las agallas, ni la persistencia, ni el carisma, ni la lucidez de su marido. ¿Ha muerto el kircherismo? Es lo más probable pero en el imaginario colectivo siempre quedará su figura como sinónimo de un politíco y estadista de garra. Sin duda Kirchner salvó a la Argentina del filo del abismo. Solo me queda reiterar un juicio del poeta Juan Gelman: “fue el creador de un proyecto de país nuevo que siguió impulsando, a pesar de los intereses de siempre, más atentos al bolsillo propio que al pueblo argentino”.

sábado, 21 de agosto de 2010

Los héroes de la pantalla (tomado de la revista Somos) /Jeremías Gamboa

Rafael Delucchi durante la filmación de Alias la gringa

Más allá de Robles Godoy, hay otro héroe singular en el cine nacional: Rafael Delucchi

Armando Robles Godoy falleció durante el XIV Encuentro Latinoamericano de Cine de Lima y la coincidencia resultó aleccionadora. Precisamente en el año en que más y mejor producción nacional hemos mostrado, el director que labró en solitario la primera obra personal de nuestro país desde un completo páramo nos dejó para siempre. El hecho nos llamó la atención desde sobre la importancia de quienes desde hace mucho tiempo atrás han hecho posible la efervescencia creativa de la que ahora nos felicitamos. Robles Godoy es sin duda el gran héroe del cine peruano.

Sueños de cine

Pero no es el único. De hecho el homenaje más sentido que se haya hecho a los pioneros del cine peruano no se dio en el marco del festival internacional sino en la cabeza de un hombre de que ha pasado los últimos diez años de su vida recostado en su casa , sea escribiendo, pintando o viendo películas. Ese hombre se llama Rodrigo Núñez Carvallo y acaba de publicar una espléndida novela. Sueños Bárbaros, que no solo es un fresco logrado de de los años de pesadilla que vivimos entre finales del primer gobierno de García y la caída de la dictadura de Fujimori. Sueños Bárbaros es ante todo el más conmovedor testimonio de la tenacidad de muchas personas que eligieron dedicarse a un oficio tan complejo como y demandante económicamente como el cine en un país sin medios. La narración se centra en la figura de Rafael Delucchi, un personaje de la vida real que fue actor de segunda línea en series y novelas como Gamboa y Carmín, en los años ochenta , crío jaguares en su casa, estudió cine en La Habana y consagró vanamente sus sueños y energías a convertirse en aquello que una época y una situación económica determinada no le permitieron, a él ni nadie, que estuviera vivo: ser director de cine en el Perú.

“Debo confesarlo”, ha escrito Núñez Carvallo después, “esta novela nace de una frustración. Siempre quise hacer películas y ser cineasta”. No es extraño , por eso, que los protagonistas de su novela, -el gordo Delucchi, claro, pero también el ex-pataclaun Pipo Gallo y una recatafila de estudiantes de estudiantes de cine de Lima- se enfrenten desgarradamente al hecho feroz de tener que dedicarse al séptimo arte en el lugar y el momento equivocados: la Lima de los ochenta. Sumidos en una ciiudad sometida a cortes de energía eléctrica y casi sitiada por el fanatismo extremista , bajo una hiperinflación que pulveriza la posibilidad de cualquier inversión en arte los personajes de esta novela jamás pierden la fe en el cine y en su magia: montan una pequeña Cinecittá en la casa de Barranco de Delucchi ha rescatado del abandono y solo respiran cine. En la refrigeradora no tienen comida pero sí rollos de película. , en las paredes no hay cuadros sino un fichas de un quimérico film; los atentados, matanzas y ejecuciones que ocurren en la ciudad son para ellos también posibilidades dramáticas de una futura e improbable cinta. Si las criaturas de Sueños Bárbaros conmueven es porque de algún modo han vencido a su entorno o están abocados a caer gloriosamente ante él, como soldados que no renuncian a su misión.

Mucho más que un premio

¿No hay algo completamente heroico en eso? Sin duda, Lo fue el rodaje de de la película Alias La Gringa de Chicho Durant, en el año 1991, en la cual el Rafael Delucchi real actuó como extra. La novela recrea ese proceso y uno se da cuenta al leerla que tanto Durant, como los que lo asistían, estaban realmente locos. En uno de los momentos más memorables y cómicos de la novela, el Delucchi personaje recibe, en representación de Durant, y de manos del propio Armando Robles Godoy el premio a mejor película nacional por Alias la gringa, en un año en el que solo se filmó Alias la gringa. A diferencia de la clausura del festival del sábado pasado, en la que tres cineastas peruanos recibieron sendos premios internacionales por la excelencia de sus trabajos, en aquella ceremonia de 1991 el galardón parecía más un premio a la resistencia. Creo ahora que en ese encuentro Robles-Delucchi se sintetiza casi toda la historia de nuestro cine. Sabemos muy bien qué representa allí la figura de Robles Godoy. El gordo Rafael Delucchi encarna por su parte la figura de centenares de posibles cineastas que jamás pudieron materializar la película que llevaban en sus cabezas por razones que los excedieron; esos sueños bárbaros de ser como los cineastas de hoy en un país sin festival ni Conacine, sin brújula ni norte posible.

sábado, 14 de agosto de 2010

“El cine de Robles Godoy siempre fue de vanguardia” / CARMENROSA VARGAS


Murió a los 87 años pero su legado será imperecedero. Armando Robles Godoy, el cineasta peruano que utilizó el lenguaje cinematográfico para hacer poesía, nos dejó este martes 10 de agosto. Dueño de un coraje encomiable, apasionado por la creación y las artes, encontró en el cine el lenguaje misterioso desde donde expresarse. PuntoEdu conversó con Carmenrosa Vargas, una de sus muchas alumnas que recuerdan de él no solo su arte sino su compromiso y pasión. Sirva este testimonio como un homenaje al maestro.

¿Cuándo conociste a Armando Robles Godoy?

Mi encuentro con él fue cuando ingresé a la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Lima en 1993. Robles Godoy ha sido un referente audiovisual para cualquier estudiante que haya empezado a estudiar cine en los años 80. No tendría duda en decir que es el mejor realizador del último cuarto del siglo XX. Si bien Lombardi es el más conocido internacionalmente, Robles Godoy es el más influyente.

Claro que hay nuevos y extraordinarios cineastas, cada uno a su estilo, pero nadie puede dejar de reconocer la importancia de Robles Godoy para la cinematografía nacional. Él trata de hacer poesía con la imagen cinematográfica y creo que eso es lo que debe hacer todo cine. Él se acercó, lo logró, jugó con eso, no hizo un cine literal, sino que jugó con los sonidos, con lo simbólico, con los colores, con la construcción de atmósferas.

¿Cómo describirías el cine de Robles Godoy?

Sus películas son descarnadamente nacionales, filmadas con coraje y con ganas de decir las cosas. Es un director que no ha tenido miedo en arriesgarse, en probar con el lenguaje cinematográfico. Tiene un lenguaje sumamente artístico y de vanguardia. Fue un verdadero vanguardista desde que comenzó a hacer cine. Recordemos que, algunos años después, Robles Godoy fue de los primeros en asumir la tecnología digital sin miedo (Imposible amor, 2000), no solo poniéndola como una manera de abaratar costos para la producción, sino porque entendió que le iba a dar otro lenguaje al cine. La tenía clara.

Estéticamente, la obra cinematográfica de Robles Godoy tiene un sello particular.

El cine de Robles Godoy es un cine con carácter que no le tiene miedo a los primeros planos, a los silencios, a los sonidos, a dejar que la imagen hable por sí misma, es cinematográfico, no es literatura en imagen, no es teatro en imagen, no es televisión en imagen, pues Robles Godoy hace honor al lenguaje cinematográfico, algo que se ve en la Muralla Verde, que es mi película favorita a nivel nacional.

Es una bella película. ¿Qué recuerdos guardas de la primera vez que viste este filme?

La primera vez que vi la Muralla Verde (1970) fue cuando estaba estudiando Ciencias de la Comunicación aproximadamente en el año 1994. Me impresionó, ya que no había visto ninguna película parecida. Es una historia de amor, trágica, con un final trágico, pero de alguna manera deja la leve esperanza que el sol sale al día siguiente. Es la historia de un hombre que se va a la selva del Perú a colonizarla, en la época donde este territorio era aún más inhóspito que ahora. La película muestra cómo él se va cuestionando la decisión que tomó y poco a poco suceden una serie de cosas que te quitan la respiración. Este ritmo se vuelve cada vez más vertiginoso sin necesidad de efectos especiales o banda sonora, sino gracias al buen ritmo, a la buena construcción de planos, al buen uso de la naturaleza y el espacio. Es una clase de cine, una verdadera obra maestra. Sin desmerecer a los nuevos cineastas esta es la mejor película peruana de lejos.

¿Cuál es la influencia que tienen las cinematografías extranjeras en la producción de Robles Godoy?

Él tiene mucha influencia del cine europeo, del cine francés, italiano, alemán, por ahí es su estilo. Más allá de que este fuera muy propio, muy personal, se nota que tiene dicha influencia, más que del cine norteamericano. Godard, Truffaut, el neorrealismo italiano, Antonioni, el cine de post guerra. Bresson es un fuerte referente en él.

El trabajo de Robles Godoy fue también muy importante en el campo de la docencia.

Por supuesto, él tuvo una academia de cine. Quería hacer un cine práctico, menos académico. Si bien algunos no se dedicaron completamente al cine, la gente que pasó por sus manos siempre quedó vinculada al arte. Javier Corcuera se reclama su discípulo, por ejemplo. Además, mucho del trabajo que realizó ha tenido que ver con exigirle al Estado un mejor lugar para el cine, hacer que el estado comprenda que los cineastas son importantes para transmitir la reflexión sobre la sociedad. Pienso que esta internacionalización o globalización que está teniendo el cine peruano actualmente se le debe al trabajo burocrático que ha realizado Robles Godoy. Ha sido un verdadero luchador por el cine peruano

Entrevista: Ricardo Reátegui Marchesi

jueves, 29 de julio de 2010

Votante barranquino: ¿Decisión Ciudadana o Fuerza Social?

Barranco en 1940. RNC


Barranco se levantó contra el metropolitano. Gentes de todos los sectores, posturas y credos se unieron en un amplio movimiento para salvar nuestro distrito de la incuria de Castañeda y la ineptitud de Mezarina. Durante casi dos años en cientos de reuniones, acciones y diligencias se concertó un amplio movimiento cívico para evitar la destrucción del distrito más hermoso de Lima. Se hicieron dos grandes marchas, amplios sectores tomaron conciencia sobre el destino y las soluciones para Barranco, y se organizó un estado permanente de alerta vecinal frente a los atropellos de las autoridades.


El movimiento social estaba en auge, los barranquinos se habían unido detrás de una fuerza cívica que buscaba extirpar definitivamente del gobierno municipal a delincuentes como Del Pomar, cuestionar la estupidez tramposa de Mezarina (que hoy está con el lumpen de Cambio Radical), y alejarse del inmovilismo del PPC que solo se acuerda de Barranco en época electoral y que cree que con coloridos mandilitos y polos se conquista el poder municipal. En fin, no queríamos un Metropolitano que partiera el distrito en dos y dificultara mas el transporte, pero tampoco que se remataran las playas, privatizara la vista al mar, se robara los acantilados, y la ruindad amenazara casonas y calles. Tampoco un Barranco convertido en chupódromo En síntesis, queríamos impedir que las autoridades-delincuentes, siguieran usando Barranco, para cutrear y destruir.


Salvemos Barranco era un movimiento ejemplar hasta ese momento. Pero parece que las elecciones municipales que se acercaban exacerbaron algunos personalismos y un pequeño grupo, sin esperar una candidatura unitaria de Salvemos Barranco, se abrió y fundaron Decisión Ciudadana, aunque el precio fuera quebrar el movimiento entre gallos y medianoche. Esa es entonces el origen torcido de dicha corriente. La angurria del poder, su partida de nacimiento. Hasta entonces nadie conocía al arquitecto Rodríguez ni al arquitecto Barrientos, dos desconocidos profesionales que no ocultan sus ambiciones y que lideran el grupete de marras.


Este fraccionamiento supuso una desmoralización muy grande para el movimiento cívico barranquino. Usando las artes más bajas alejaron a mucha gente valiosa, se apertrecharon en alguna casa solariega y se alejaron del pueblo barranquino haciendo gala de un sectarismo y un estilo de hacer política francamente deplorable, alejado por completo del hombre de a pie.


¿Por que rompieron Salvemos Barranco? La organización vecinal molestaba a sus intereses personales. Lo lógico hubiera sido que dentro de Salvemos Barranco se esbozara una candidatura unitaria pero ellos no quisieron esperar. La angustia del poder es así. Sin embargo, casi al cierre de las inscripciones Susana Villarán y Fuerza Social decidieron lanzar en Barranco a Javier Alvarado, promotor original de Salvemos Barranco, y luchador por el distrito de larga trayectoria. Alvarado ha sido el màs encarnizado enemigo de los tristemente célebres Gálvez, Del Pomar y Mezarina. A través de colectas y el apoyo de la comunidad ha ganado varios juicios a dichos poderosos delincuentes. Ese historial lo hace merecedor a gruesos calificativos del advenedizo Barrientos. Se le cuestiona que no tenga trabajo e ingresos. Si no es chamba pasarse una década en el poder judicial, lidiando con los corruptos, qué es trabajo por Dios.


Pero el colmo ha sido ayer cuando Barrientos en Facebook proclamaba a los cuatro vientos que debían hacer voto cruzado hasta con el indeseable Kouri. Qué fue de la decencia de Decisión Ciudadana. Yo como ciudadano barranquito me niego a acatar dicha disposición que demuestra la calaña moral de los que intentaron romper Salvemos Barranco. Basta de improvisados y oportunistas. En Barranco hay que votar por Fuerza Social y por Javier Alvarado. Las bases auténticas de Salvemos Barranco están con ellos.

viernes, 2 de julio de 2010

"SUEÑOS BÁRBAROS" acaba de salir

Pronto en librerías


Cine y literatura fundidos en una novela

Eres un desperdiciado. Ésas fueron las últimas palabras de Cristina cuando me fui de la casa. Desperdicio, basura, todo lo que no sirve o ya se echó a perder. Perderse, seguro que yo estaba perdido. De acuerdo, Cristina. Soy un desperdiciado. No tengo nada que hacer al lado de una mujer tan sensata y triunfadora. Me voy. Quédate con todo, no me importa. Quédate con la casa, con la chacra, con los muebles, y con la cebichería que pusimos juntos. Sólo quiero mi vieja camioneta y mi libertad para seguir fracasando...

Tras separarse de su mujer, sin más recursos que las armas de la imaginación, Rafael Delucchi emprende el sueño de su vida: hacer una película. En la ruinosa casa en la que se instala, Rafael albergará amigos, mujeres, saltimbanquis, efímeros visitantes, cámaras cinematográficas, insólitos huéspedes y guiones secretos. Pero ni la casa ni sus habitantes podrán escapar indemnes a la violencia y el descalabro de la Lima de los años noventa, siendo el último bastión de un grupo de cinéfilos que se empeña en construir una realidad alternativa, frente a un mundo tenebroso y absurdo.

La novela también es una indagación estética sobre los vínculos entre la literatura y el cine, sus conexiones y discontinuidades, además de una reflexión sobre la realidad, la ficción y la meta-ficción en el arte. La obsesión por los metafilmes que persigue a los personajes, también convierte a "Sueños Bárbaros" en un tratado de cinematografía. De esta manera la novela de Rodrigo permite múltiples registros y tiene varias lecturas y niveles.

“¿De qué trata tu película?”, pregunta la Ardilla, con una sonrisa insidiosa. “No sé, de un muchacho que sueña con hacer un metapelícula. De un pata que se mete de terruco para vengar a su viejo, de un gordo que busca el sentido de la vida. De un momento horrible y jodido de la historia del Perú. Del cine como duermevela. De muchos ingenuos soñadores…”. “Ay, Pipo. Sueños, solo sueños… ¡Sueños bárbaros!”, canta la Ardilla como si se hubiera sacado el Oscar de la academia…

La pasión por el cine, la persistencia de la voluntad y el amor a la libertad son las claves que dan unidad y sentido a esta conmovedora historia.

viernes, 18 de junio de 2010

LOS NUEVOS GUANEROS DEL GAS: No a la exportación

La historia se repite. Nuestros recursos naturales terminan dedicándose al enriquecimiento ilícito de cuatro trasnacionales petroleras y una collera de sinvergüenzas nativos aupados al estado. Ya no se trata de la caca de las aves guaneras, sino algo más importante, el gas de nuestra selva.
En los noventa revirtió al estado el lote 88 de Camisea, después de que Schell desistiera de seguir el proyecto tras invertir 300 millones de dólares. Ello permitió que el gobierno de Paniagua destinara esta producción exclusivamente al mercado interno, ganando la licitación el Consorcio Camisea (Hunt Oil, SK Energy de Corea, Pluspetrol, Techint). Posteriormente se descubrió más gas en el lote 56. Este yacimiento fue asignado a Repsol, por adjudicación directa.

A finales del gobierno de Toledo, sin embargo se firmó otro contrato entre gallos y medianoche, ahora para la exportación del gas, con Perú LNG. Este conglomerado empresarial está integrado también por Hunt Oil y SK Energy de Corea, en mayoría, además de una participación más pequeña de Repsol y Marubeni. Pero como las reservas del lote 56 no eran muy grandes no se les ocurrió mejor cosa que conseguir “prestarse” dos billones de pies cúbicos del lote 88, cosa expresamente prohibida por ley, ya que este yacimiento estaba destinado a garantizar el abastecimiento del mercado interno por un “horizonte permanente” de 20 años.

Como ha denunciado Humberto Campodónico, los mandamases de Perú-LNG lanzaron una ofensiva lobbista usando a conocidos ministros toledistas para cambiar todo el ordenamiento legal de entonces. Cuánto cobraron Quijandría y el gringo Kuzcinski en cuentas offshore es un misterio, pero lo cierto es que le tendieron la mesa a este consorcio con un contrato tramposo ya que exportarán nuestro gas comprándolo al consorcio Camisea (del que también participan) a un precio irrisorio. Menos de la mitad de lo pagan los termoeléctricas. Típica jugada monopolica. Hunt Oil (que es miembro a la vez del consorcio Camisea y de LNG Peru) le compra a Hunt Oil a un precio inferior al del mercado interno y después lo revenderá a precios muy por encima, obteniendo una sobreganancia exorbitante. Pingüe negociado el de estos granujas.

¿Cuál es el objetivo de Perú-LNG? Hurtarnos, usurparnos, apropiarse de la renta gasífera que es de todos los peruanos por provenir de nuestro suelo, y generar una inmoral sobreganancia con el juego de los precios. La riqueza nacional del gas irá como por un ducto a los bolsillos de esta empresa perversa e inescrupulosa. Recordemos que Hunt Oil, con Halliburton fueron instigadoras de la guerra de Irak para apropiarse del petróleo del Medio Oriente.

Venderle a precio de huevo nuestro gas a la empresa Perú-LNG, y con magras regalías además, para que ésta después obtenga ganancias siderales es puro entreguismo, antipatria de tintineante sonido metálico, ratería de baja estofa. Se están cargando el gas y solo el sur protesta. Nuestras reservas son menores a lo estimado y los “técnicos” del ministerio de Energía y Minas han tenido que inventar todo un laberinto semántico para justificar este despojo. Ahora resulta que las reservas recuperables son lo mismo que las reservas comprobadas. Vaya galimatías de estos nuevos consignatarios, de esta “rosca” instalada en el centro del estado y que hoy cuenta con la activa participación de los apristas que quieren estar en la repartija del botín. A mí que no me digan que los petro-directores y el ministro Pedro Sánchez no están en la colada. Que el patrocinio de Perú-LNG no tiene precio. Que Alan no recibirá su Alita.
Siempre me he preguntado qué promueve esta alianza entre empresas estafadoras y una gavilla de burócratas arropados con el más sofista lenguaje neoliberal. Solo tengo una respuesta: cuentas secretas en paraísos fiscales, mientras para el ciudadano común este robo del gas significará menos escuelas, peores sueldos, una atención de salud de muerte, ver fugar la riqueza ante nuestros ojos estupefactos.

Hoy como ayer aparecen los consignatarios del gas urdiendo el gran megarrobo del siglos XXI, a cuya sombra el botín del guano parece ridículo. El malhadado banquero Kuzcinski parece el representante de Augusto Dreyfuss y la Societè Generale. Toledo como el pequeño Piérola, populachero e inconsecuente, va de la mano de Alan que es el Balta, inepto y tramposo. No hemos aprendido las lecciones de la falaz prosperidad y el abismo subsiguiente a los que el guano nos condujo. Se trata de la misma farsa peluda de hace 150 años, sólo que ahora estos pendejos no dejarán ni trenes.